El tiempo - Tutiempo.net
lunes 08 de agosto de 2022 - Edición Nº1342

Instituciones | 1 ago 2022

Nos sentimos muy acompañadas, estamos orgullosas y no tenemos miedo

Lo afirmaron Azul Unrein y Joscelyn Martone, que hace poco ingresaron como bomberas en el cuartel local. Vocación de servicio y ganas de ayudar, es lo que motoriza a ambas para entrar a trabajar en una profesión no exenta de peligros y situaciones azarosas. El presidente de la institución Juan José Cardoso y el jefe de guardia Pablo Iturrioz afirmaron estar muy felices con la incorporación de personal femenino.


Por: Nuevo Día

Si bien hace ya mucho que en el país y el mundo hay mucho personal femenino activo en los cuarteles de bomberos, en Coronel Suárez no se había dado esta circunstancia. Pero desde hace muy poco ingresaron al cuerpo activo ocho jovencitas a desempeñarse como tal y si bien no debe sorprender que así sea, porque al fin la mujer está cada vez más presente en actividades que en tiempos pasados se consideraban exclusivamente varoniles, tal como el fútbol, el rugby o el boxeo. Vale la pena acotar a propósito de este tema que en la final de la copa Europa de selecciones femeninas de fútbol, asistieron 86 mil espectadores al estadio de Wembley en la capital de Inglaterra lo que habla del interés que despierta esta competencia.

Lo que realmente importa aquí que ocho chicas estudiaron y aprobaron el curso y prestan servicios en el cuartel de la calle Belgrano. Dos de ellas Joscelyn Martone, y Azul Unrein dialogaron con Nuevo Día junto al jefe de guardia y el presidente de la institución, Pablo Iturrioz y Juan José Cardoso respectivamente.

“Esta la concreción de un largo anhelo, pues consideramos que el personal femenino tenía que tener las mismas condiciones que los varones para integrar este cuerpo”, expresó Cardoso. “Tuvimos que agregar vestuarios y baños para las mujeres y aquí estamos con esta realidad en marcha”.

“Aquí lo que tenemos son personas. Si nos quedamos en decir femenino y masculino, vamos a tener roces con algunos sectores. Hay diferencias, pero no debieran hacerse al momento de considerar su servicio. En el cuartel no hay ningún tipo de problemas”, cerró diciendo Cardoso. “Yo provengo de un cuartel que ya hace treinta años que incorporó mujeres al servicio, y estoy acostumbrado a trabajar con toda tranquilidad”.

“Vamos a tener que adaptarnos a la presencia de las chicas”, señaló Pablo Iturrioz. “A veces entre hombres se nos escapan algunas cosas, y no nos acordamos que también hay mujeres. Pero a pesar de ello el trato es excelente de todos. Tenemos que velar para que el trato entre. todos sea el mismo y que trabajen todos a la par. Tampoco habrá privilegios”.

Azul (22) contó que llegó con tres años de la mano de sus mayores desde la ciudad de Merlo cuando tenía tres y que siempre soñó con vestir un uniforme, ya fuese de policía bombero o militar. “Mi mamá que es de Pasman decidió venirse para acá ya que consideraba que aquel no era un buen ámbito para criar a su hija. Hasta ahora mi experiencia es excelente. Tenemos muy buena relación con todos. Se puede decir que somos una familia”.

Con respecto a impulsar otras mujeres a entrar en el cuerpo, dijo: “Les digo que pierdan el miedo y que se anoten, ya que esta es una vocación hermosa. Aún no hemos hecho salidas y estamos ansiosa para tener una. Tengo muchas ganas de estar donde haya acción. Hay miedo de cometer errores, pero para eso para corregirnos están nuestros superiores, para corregirnos”

Joscelyn Martone (23) es oriunda de Huanguelén, está en la ciudad estudiando una carrera terciaria desde 2019. Contó que: “Cuando estaba en Huanguelén tenía muchas ganas de ingresar a Bomberos, pero no tuve la oportunidad. Cuando vine para aquí, esperaba que se diera la oportunidad, se dio el año pasado y aquí estoy”.

“Esto es algo que siempre quise hacer, pero no encuentro motivo o razón para que así sea. Si me pregunta por qué, la verdad no se. Uno sabe lo que quiere ser”, apuntó Joscelyn. “Esto va en la vocación que uno tiene de ayudar al prójimo. Además de esto estoy a nada de ser guardavidas y no tengo razón. Creo que en ambas carreras lo que quiero es estar a disposición para ayudar a los demás”.

“Les digo a quienes quieran ser bomberos, que lo hagan porque realmente lo sientan.  A raíz de que entramos nosotras, he recibido mucho aliento y halagos. Para estar aquí hay que sentirlo, por eso lo sugiero. Esto no es un servicio pago, hay que estar disponible las 24 horas del día y los 365 días del año y si no hay vocación, es muy difícil”, afirmó Martone. “No hemos salido aún, pero tenemos muchísimas ganas de que lo hagamos pronto”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias